Brasil está ubicada al norte del río Xingú y

 

Brasil es un país que se depende de la energía hidroeléctrica para
alrededor tres cuartos de su energía eléctrica total.1 En los años recientes, es
muy evidente que la construcción de las presas es muy vital para el crecimiento
de la sociedad en Brasil. Traen muchos beneficios como el dinero, la inversión
y la energía para la población. Sin embargo, este tipo de construcción puede
causar muchos problemas socioeconómicos también. Los proyectos de las presas
están asociados con problemas como infracciones de derechos humanos, el
deterioro del medioambiente y problemas sociales, por ejemplo2. En esta reseña, voy a
discutir la información que he encontrado sobre estos impactos en la población
indígena, la economía y la gente de Brasil.

 

En primer lugar, descubrí un proyecto muy grande en Brasil de nombre “El
Belo Monte”, una presa hidroeléctrica que está ubicada al norte del río Xingú y
que cuando esta completada será la cuarta presa más grande del mundo3. Es un buen ejemplo de los
impactos socioeconómicos de las presas. Producirá mucha energía por la gente de
Brasil, pero el coste total será £15 billón4 y causará algunos asuntos
para una variedad de piezas claves. Por eso, es un concepto bastante polémico. Primeramente,
para construir esta presa, es necesario para desbrozar mucha tierra y muchos
árboles. Así que, hay muchos habitantes, aproximadamente 20,000, que han desplazado
de sus hogares y han perdido sus negocios. Como resultado, la industria
pesquera ha empeorado y muchos residentes que se llaman ‘los ribereños’ han
perdido sus subsistencias y han experimentado impactos devastadores en sus
estilos de vida. La coalición contra las presas disputó el ‘EIA oficial’ (una evaluación
de las consecuencias de desarrollo propuesto) en 2009, y
señalan exclusiones y una ausencia de atención.5 Esta evaluación no hubo mencionado
las inundaciones posibles, especialmente en las aldeas de Pará y la sequía de algunos partes
del río Xingú.6
También, la coalición encontró la presa no ofrecía muchas ventajas para las comunidades
locales, solo para regiones más ricas y centros urbanos7. Sin
embargo, según el gobierno brasileño “El Belo Monte” ayudaría la construcción
de presas en aguas arriba8. Reclamó
que la infraestructura de la presa no estaría ubicada en tierra indígenas y por
eso, la permisión de esta gente no fue necesario. Después de estas discusiones,
en abril de 2010 un juez federal en Para suspendió el proyecto debido a esta
falta de consulta, pero la decisión fue revocada el mismo día9.

We Will Write a Custom Essay Specifically
For You For Only $13.90/page!


order now

 

Otra prensa propuesta que ha causado alguna controversia es “Sao Luiz do
Tapajos”. La mayor razón es que esta prensa habría tenido muchas consecuencias en
particular, para un grupo indígena que se llama “Munduruku” que está viviendo
en la cuenca del rio Amazonas. Este grupo ha experimentado muchos problemas en
el pasado con referencia a su tierra y sus fronteras y este proyecto habría
forzado muchos miembros a trasladarlos, aunque aproximadamente 650 milla de
esta tierra pertenece a ellos y otros grupos oriundos. Afortunadamente para
ellos, ‘El Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales
Renovables’ canceló la autorización ambiental de este proyecto en Augusto 2016,
porque dijo que causaría demasiada interferencia con sus tierras10. Muchas organizaciones no
gubernamentales como ‘WWF’ y ‘GreenPeace’ 11 fueron aliviados también
porque la decisión evitó un impacto negativo en muchas de las especies en vías
de extinción en la región como ‘el Titi’ una especie bien conocida aquí.

 

Una presa notable en la evaluación de los impactos socioeconómico y
medioambientales es la presa ‘Sobradinho’. En primer lugar, es importante
considerar los impactos sociales que sobrepasan la mayoría de los problemas en
este caso, en mi opinión.
Lo primordial es en 1977, los habitantes de cuatro ciudades y 30
aldeas rurales habían abandonado sus hogares, aproximadamente 12 mil familias, debido
a las inundaciones que ocurrieron en el proceso de la construcción.12 Descubrí conflictos
medioambientales como la erosión costera y la biodiversidad reducida. A
diferencia de la mayoría de las otras presas que he explorado, la presa Sobradinho
tuvo más impactos positivos para el país. Después de la construcción de la
presa de Sobradinho, por ejemplo, la tasa de mortalidad infantil en el noreste
de Brasil mejoró de modo significativo13. También, económicamente,
permitió el uso múltiple de agua a través del riego y la navegación que causa beneficios
económicos para la población indígena. A largo plazo, ha reducido el número de
inundaciones en la región y ha prevenido muchas sequias.

 

Finalmente, en el estado de ‘Rôndonia’, hay una presa hidroeléctrica que
se llama la presa de Jirau. En mi investigación encontré evidencia de muchos
problemas similares acá como el deforestación, invasiones de territorios indígenas
como de ‘las Caripunas’, y sorprendentemente, algunos casos de enfermedades
como la malaria y la hepatitis también. Hay algunos conflictos destacados sobre
esta represa también. Un análisis laboral mostró grupos indígenas huyeron de la
región tras las amenazas a su territorio, el ruido de la construcción y varias
explosiones preocupantes a cerca su tierra14

 

Para concluir, según mis hallazgos, es claro que la construcción de las
presas en Brasil ha causado muchos problemas socioeconómicos en el pasado y
sigue siendo problemática hoy en día. He encontrado una variedad de fuentes con
ejemplos de estos asuntos, pero personalmente, yo diría que el problema más
serio entre estos es el impacto en la población indígena – porque es evidente en
cada caso que he investigado. Así que, creo que es muy importante que las
autoridades implementen algunas medidas para prevenir la explotación de esta
gente.